Escáner Cultural

REVISTA VIRTUAL DE ARTE CONTEMPORÁNEO Y NUEVAS TENDENCIAS

ISSN 0719-4757
Share this

Inicio de Usuario

Suscríbete!

Formulario para suscribirse

*Pinche y complete los datos para recibir en su e-mail cada número nuevo de nuestra revista.

Poesía Visual

entrevistartista

PROYECTO: "Payasos en tiempos de cólera" / SERIE: "Dime qué ves" / TÉCNICA: Mixta / AÑO: 2019
Por Rosa Matilde Jiménez Cortés

 

 

 

 
JOKER, VENENO INOCUO.
Por lo que se ve nos encontramos ante otra obra maestra inmediata tan imprescindible y revolucionaria ─cualquiera se atreve a decir lo contrario─ como algunas de sus ilustres coetáneas, que no me molestaré en enumerarlas. Inesperadamente esta maravilla comienza su majestuosa singladura con una escena que en realidad, es toda una declaración de principios, además de una sincera advertencia. 

Escáner Cultural nº: 
207
EVA (La Palabra)

 

Idea, proceso, imaginación; memoria, método, disciplina; aplicación, programa, espacio. Intercomunicación: Serpientes y Escaleras, el juego de la vida. 

 

 
El espacio expositivo como proceso dinamizador del lenguaje ha sido un factor determinante en la resolución de mis planteamientos y la manera de adaptarme a la anatomía del lugar, a partir del cual la idea original se transforma condicionada por los elementos disponibles a fin de concretar el montaje. Reflexiones y diálogos distintos surgen tras resolver una museografía con el mínimo de recursos humanos y materiales, concluyendo que el discurso plástico es un método lúdico en ejercicio de la mente.
 
En la obra propuesta el espacio ha sido resuelto “instalando” a punta de martillo un tablero de libre interpretación, mediante el uso del color distribuido en tres morfologías o proclamaciones del ser: estado introspectivo (Las Cometas de MaJiCor), existencia colapsada (Fractal arterial, tapices del alma) y caminos del ser (Geometría del Color) en busca de una narrativa plástica de laberínticos matices y sugerencias.
 
Serpientes y Escaleras concreta un lenguaje en masa, bloques de color y consciencia separados por energía donde la euforia del pensamiento queda indeleble tras la huella, pinceladas táctiles de memoria hecha poesía que en la mecánica del proceso han sido la guía del trazo y no la línea trazada.
 
De cara a una sociedad con mayor voluntad participativa en el arte como método de aprendizaje, autoconocimiento y realización, en Serpientes y Escaleras planteo un juego que integra el deseo como voluntad y la acción como práctica, al colocar un tablero digital (imaginario pero no menos real) sobre muros de piedra construidos con la fragilidad propia en el individuo y la condición efímera del tiempo; dos puertas, una sola entrada y salida, la otra puerta franqueada por el marco de la intención cuyo peso recae en la inestabilidad del caballete. 
 

 


Escáner Cultural nº: 
207
EVA (La Palabra)

      

 

 

 

 

Rosa Matilde Jiménez Cortés

(Publicación dos de tres)

Serpientes y Escaleras - 2018

La Serendipia de Matilde - 2019

El Jardín de Rosa en tu Facultad - 2019

 

Hoy es mi cumpleaños y me dispongo a preparar éste artículo, de pronto llama mi atención el Doodle de Google y pincho curiosa… resulta que un 14 de marzo de 1859, nace Matilde Petra Montoya Lafragua, la primera mujer mexicana en graduarse de médico-cirujano (especialidad en obstetricia) en la Facultad de Medicina en México. Pues bien, casualmente ayer inauguré la exposición Serendipia en el mezzanine de la Facultad de Medicina (antes sala de obstetricia) en Cd. Mendoza, Veracruz.

Azar, destino o verdad, el 14 de marzo de 2007 inicio una cruzada con el propósito de ir al encuentro de la comunidad estudiantil mediante mi obra, inaugurando en la Facultad de Arquitectura en Córdoba aunque sin lograr exponer en otras casas de estudios de la Universidad Veracruzana, abortando mi iniciativa al año de haber dado el primer paso.  

Doce años después recibo una invitación inesperada, vía telefónica, para exponer en la Facultad de Medicina en Ciudad Mendoza, con fecha 13 de marzo a las 13 horas. De aquella conversación solo recuerdo la palabra “medicina” (sin prestar atención a los detalles), una serendipia acababa de ocurrirme y tenía cuatro días para desempolvar una colección de pinturas existente —algo que sí hice— pero en cuanto empecé a seleccionar la obra, sentí la necesidad de meter mano… componer, enderezar, quitar, cambiar, diseccionar; modificar la existencia de lo que ya se hizo quizá porque uno nunca está conforme con lo que tiene o se le ha dado.

Respuestas, soluciones, resultados y nuevos caminos de expresión plástica, la serie Serendipia traza una línea delgada entre la infancia y la edad adulta. La primera es expuesta con natural encanto, mirada que habla de la capacidad para dejarse sorprender ante lo inesperado y reaccionar en consecuencia. En contraparte retrato el peso de la adultez y el conflicto existencial, acentuado por la incapacidad de transformar el error y el fracaso, en aprendizaje y motivo de acierto.

Dos edades yuxtapuestas mirándose de frente en complemento, ocupando el espacio de manera compartida porque es imposible alcanzar una etapa sin haber vivido otra. Y en la pintura ocurre que los procesos creativos se construyen por capas, veladuras formadas por experiencias fruto muchas veces de coincidencias e instantes no previstos sabidos aprovechar al máximo; serendipias que con frecuencia el artista es testigo de “la maravilla de lo inesperado” cada vez que se enfrenta al vacío del lienzo y encuentra en el espacio en blanco, una manera de habitar la materia transformando su realidad.

En años recientes mi pintura se define cada vez más ella (infante) y menos yo (adulta) pasando de la idea figurada del ser, a una abstracción lógica por antonomasia; es decir, una pintura que retrata mi momento cuál expresión mínima o reducción eidética apelando a mi experiencia intuitiva con el fin de resolver un camino fenomenológico, en cuyo caso planteo la creación como razones gestuales de lo sensible.

La ficción artística como terreno fértil o sustrato de esencias es algo más que pretender ser creativo, evidentemente conlleva una carga emocional y psicológica, vivencial y de experiencias lograr una conjunción entre tiempo-espacio para que la representación ficticia dé como resultado una realidad tangible, producto de la imaginación.

Hijos al fin y al cabo de otra naturaleza mi pintura tiene algo de predicción, prevención, diagnóstico y tratamiento, al menos por lo que a mí refiere que para eso soy paciente y también sé esperar mi momento. (Rosa Matilde Jiménez Cortés Córdoba, 14 de / marzo 2019).

 

 

Escáner Cultural nº: 
207

EXPOSICIÓN “ESCRITURAS VISUALES” EN LA GALERÍA “DIE ECKE”

Invitación del artista Martín Gubbins: Hasta el 28 de abril estará abierta al público la exposición “Escrituras Visuales”, en la que participo con una serie de 5 grabados titulada “Vocales”, en la Galería “Die Ecke”, de JM Infante 1208, Providencia (esquina Clemente Fabres), de martes a viernes de 15:00 a 19:00 horas y los  sábados de 11:00 a 14:00 horas.

La muestra también tiene obras de otros cuatro artistas visuales: Sybil Brintrup, Carlos Montes de Oca, Francisca Benítez y Anamaría Briede.

Detalles acá: http://dieecke.cl/exposiciones/actual/escrituras-visuales

Mi serie “Vocales” consta de 5 obras de 60x60 cms hechas en 5 copias numeradas y firmadas, impresas mediante técnica de gravura digital sobre papel Elegance Velvet 100% algodón de 310grs.

EVA (La Palabra)

 

  
 
EntreVistArtista (EVA) © 2009 - 2018
Por Rosa Matilde Jiménez Cortés (Mèxico)

 
Artífice de su tiempo y espacio, Fernando Biderbost (Bilbao 1955) expone en entrevista concedida a EVA, pasajes de una vida en cuyo cromatismo lírico contrasta la madurez creativa del artista con la parsimonia atemperada del hombre, tal como la genuina idiosincrasia del pueblo vasco. De trayectoria amplia y sólida, y un actuar diario en base a la reflexión y el diálogo con su obra, Biderbost no conoce la derrota porque en el fracaso está avanzar hacia el camino buscado.  
 
Perspectiva orbicular trazada por el diario ir y venir sobre la materia pictórica, el artista demarca en sus respuestas la necesidad al deseo, aislando el mundo de afuera de la intimidad de su universo sin que al hacerlo se distancie del otro, la otredad que también es él y la suma de todos. Las respuestas vertidas por Biderbost rezuman humanidad y conocimiento de causa, en ellas desnuda la verdad sin pudor porque sabe que a través de ella encontrará el camino de regreso a casa, ese espacio interior tan celosamente protegido que todo artista guarda para sí y muy difícilmente comparte.
 
La palabra en el pintor vasco se ofrece generosa y sin cortapisa, es una declaración de principios vertida desde la generosidad del sapiente de cuya humanidad da fe su obra, porque el conocimiento en Biderbost es un perpetuo cortejo para alcanzar la perfecciòn aunque no sea el fin buscado. Conceptos y preceptos de un poeta metafísico de la plástica, mi entrevistado deja caer el pincel de su filosofía con la cotidianidad de la respiración que comparte con naturalidad, en un gesto espontáneo.
 
Biderbost es hijo de su condición humana y una filosofía bruñida con el cincel del acto creativo; es hijo de sí mismo, tallado por propia mano porque hace de la observación un hábito, un camino, una escuela; Biderbost abre puertas a la búsqueda interior como buen conocedor de su oficio, pero además, es hijo de sus causas y circunstancias. Maratonista de tiempo completo, sus respuestas dejan entrever que su finalidad no es alcanzar la meta, ni vestir el lienzo de color o hallar en la forma los mecanismos de su pensamiento; es encontrarse libre de dogmas y esclavitud social.
 
En Fernando Biderbost el tiempo no es cuestión de horas, son instantes de reflexión donde la soledad y sus marcados silencios son las manecillas del reloj que lo mueven hacia puntos distantes pero a la vez cercanos. Eterno amante de su pintura la expone sin efectos más no de causas. Su pintura es la mujer en él, es feminidad y esencia en el hombre, es la anatomía de su pensamiento que también es himen transfigurado, una pintura celosa que lo reclama y no lo deja separarse de la materia.
 
 
Rosa Matilde Jimènez Cortès, artista visual.
México. EntreVistArtista (EVA) / 14 de enero 2018

 
 
 
 
 

 
"Los colores son el agua donde nadan los ojos. Su influencia en la psiquis humana es decisiva y depende del entorno cultural y geográfico. Por otro lado se achaca al amarillo ciertas connotaciones patológicas. Es el color del pánico. Por ahí huye la psicosis de Van Gogh. El color es un agente de la luz. Mi relación con él es directa y familiar. Pero yo no pongo nombre a los colores. Lo que me interesa es la luz; es el espacio de la pintura. Y la que , a la postre, concede autonomía a un cuadro". (Fernando Biderbost)
 
 
 
Escáner Cultural nº: 
202
Signos Corrosivos
 
Guillermo Deisler: impulsor visionario
del arte-correo y la poesía visual
(Parte 3 de 4)
 
POESÍA
Poesía es en cierta medida cualquier transgresión a la realidad.  "La realidad" es radicalmente lo "establecido", las instituciones, las costumbres, los usos, las convenciones. De allí se desprende que la poesía (la verdadera) es anti convencional, es desenfadada, no puede ser nunca "grave".
 
LAS ASOCIACIONES
El trabajo poético, la metáfora precisamente, es el mecanismo que despierta o desencadena las asociaciones por las cuales pretendemos que "el lector" llegue a la realidad. A la verdad que le presentamos tras el mecanismo que hemos aplicado: El efecto reflejo.
 
El impacto sicológico que le permitirá descubrirlo.
 
GUILLERMO DEISLER. Enero, 1982
 
Guillermo Deisler, El mundo, serie Habitat
 
Desde México: César Espinosa
 
¿El arte-correo?... ¿La poesía visual? ¡Ah, los años 60s, 80s? Con el final del siglo XX vendrían las generaciones Y y Z, los Millennials y los Centennials: jóvenes  multitareas pero no “workaholics”, autodidactas (dados a la reinvención) y sobreinformados; sobre todo, “nativos digitales”… quieren todo “ahora” y se identifican con los teléfonos celulares, los mensajes de texto, MP3, blogs, todo tipo de tecnología portátil y la música electrónica.
 
Muy listos y preparados académicamente, nacieron bajo el paraguas de una relativa prosperidad económica; todo ello muy relacionado al hecho de que crecieron en medio de la Cultura Hipervisual, mencionada por Umberto Eco al hablar del impacto de YouTube y los cambios en los estándares y referencias visuales. 
 

Escáner Cultural nº: 
201

 

Poesía Visual ENDER RODRÍGUEZ de VENEZUELA

 

 

María Lilian Escobar: “Procuro en mis perfomances encontrar la zona de cercanía,
de indiscernabilidad, de indiferencia en la que uno ya no puede distinguirse de un aborigen”

 

Entrevista realizada por Rolando Revagliatti

 

María Lilian Escobar nació el 2 de junio de 1961 en Buenos Aires, ciudad en la que reside, República Argentina. Es Abogada por la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires. Como integrante de “Paralengua, la ohtra poesía”, dedicado al desarrollo de poéticas visuales, sonoras y digitales, presentó, desde 1991 a 1998, poemas fonéticos y visuales, y perfomances en torno a poemas en lenguas mapuche, náhuatl, guaraní, guaycurú y quichua, todos de su autoría. Grabó el poema fonético “Maleficios” para “La Gotera”, primera revista oral argentina. Sus poemas verbales y en esperanto de lenguas originarias fueron divulgados en diversas revistas argentinas y extranjeras, mientras que los visuales se publicaron en “Xul” (Argentina), “Graffiti” (Uruguay), “Dimensao” (Brasil), “Punto Seguido” (Colombia) y “Texturas” (España), así como fueron incluidos en “Poesía visual argentina”(estudio y catálogo editado por Vórtice Argentina, 2006) y en “El punto ciego. Antología de la poesía visual argentina desde 7000 a. C. al tercer milenio”(compilada por Jorge Santiago Perednik, Fabio Doctorovich y Carlos Estévez; San Diego State University Press, 2016). Participó, entre otros eventos, en las “Primeras Jornadas de Poesía Visual y Experimental” (1996); en las “Jornadas Rioplatenses de Poesía Experimental” (Montevideo, Uruguay, 1997); en la “V Bienal Internacional de Poesía Visual-Experimental” (Ciudad de México, México, 1998); en la “Primera Muestra Euroamericana de Poesía Visual” (Bento Goncalves, Brasil, 1998); en las “Primeras Jornadas Internacionales de Poesía Experimental en la Universidad Nacional de San Martín” (2015); en la muestra “Poéticas Oblicuas. Modos de contraescritura y torsiones fonéticas en la poesía experimental” (2016). Además de haber dirigido con Roberto Cignoni varios talleres de poesía, con él organizó entre 2001 y 2004 el ciclo “Debates en torno a la Poesía Visual, Sonora y Experimental”. Poemarios publicados: “De cisne y eclipse”(Editorial El Caldero, 2000), “Xochipilli”(Editorial Descierto, 2012) y “Canción nocturna”(Editorial Descierto, 2016).

 


Pintura de María Lilian Escobar que ella utiliza en sus perfomances

 

1 —Naciste el 2 de junio de 1961. ¿Podés contarnos algo de tu infancia y de tu iniciación en la poesía? (Un 2 de junio, pero de 1537, el papa Paulo III “decreta que los indígenas americanos son seres humanos verdaderos, dotados de alma.”Obviamente, aporto la referencia, puesto que después abordaremos el tema de las lenguas de algunas etnias de América.)

 

MLE — Nazco, efectivamente, un 2 de junio, dos días antes de la fecha esperada, según mi madre, porque los médicos, efectuando un control, rompieron la bolsa amniótica. Soy la mayor de cuatro hermanos, Carlos Daniel, Mónica Susana y Susana Beatriz, que son mellizas. Mis padres son Susana Romero y Daniel Escobar. Mi abuela materna, Serapia Eufemia Durán Segovia, viuda de Romero, viuda de Caballero, poseía junto al abuelo Romero 1000 hectáreas en chacras de algodón en la provincia del Chaco. Al enviudar pretende vender todo y mudarse más cerca de su familia en la provincia de Corrientes, pero ella era analfabeta y el juez de paz la estafó, dejándola en la calle con algo más de veinte años y cuatro hijos. Tuvo que empezar de cero. Durante toda mi infancia ella insistía en que los nietos estudiáramos, para que nadie tuviese la oportunidad de estafarnos.

El antipoeta y

la segunda etapa

de la vanguardia poética chilena

(Parte 2 de 3)

En memoria de Felipe Ehrenberg  (1943-2017).
                              Neólogo y maestro de generaciones, Colega, asesor, crítico y un gran cuate

 

Desde México: César Espinosa

ESTIMABLE ADVERTENCIA: Los reportes que estoy incluyendo sobre la poesía visual y vanguardia poética en Chile son un homenaje al número 200 de la revista virtual de arte y nuevas tendencias Escáner Cultural, nuestra casa editorial desde 2004.

También estos reportes tienden a ser una forma de “cadáver exquisito” con varias voces de especialistas e investigadores que opinan sobre la materia.

…………………….

1952 es el año en que se publica el primer Quebrantahuesos de Nicanor Parra, un punto de quiebre en la producción experimental local. Se inaugura entonces una vanguardia desprendida ya de los movimientos internacionales para ajustarse a circunstancias cercanas, como reconoce Alejandro Jodorowsky en una descripción sobre ese período poético en Chile.

El Quebrantahuesosfue un mural-collage de publicación semanal de 55 x 40 centímetros,   que se instalaba al mismo tiempo en dos de las esquinas más transitadas del centro de Santiago de Chile, en las calles Ahumada y Bandera. Fue el primer trabajo conocido de Parra (1914), si bien contó con la colaboración estelar de Jodorowsky (Tocopilla, 1929) y Enrique Lihn (1929-1988), ambos con un poco más de 20 años de edad.

V.Huidobro, poemas pintados

 

III. Vanguardia y poesía

experimental en Chile

(Parte 1 de 3)

 

Mirada de-raíz

Desplome de los fundamentos: en los tiempos actuales de la postverdad, cuando todo vale o nada vale, en política o en arte y en otros campos, la alternativa es la reinvención, la reconstrucción posfundamentalista: más allá de la imagen domesticada o prostituida del globalismo, la mirada de-raíz: sin-arte, sin-placer, sin-©.

                                                      César Espinosa

Desde México: César Espinosa

 

Reseña

Poesía experimental argentina y políticas de la lengua.
XUL. Signo viejo y nuevo
Paralengua. La ohtra poesía
-Ediciones Postypographika-


Poesía experimental argentina y políticas de la lengua, escrito por Alelí Jait* y publicado por Ediciones Postypographika**, realiza una crítica conceptual sobre la poesía experimental argentina de fines del siglo XX y principios del siglo XXI y se detiene a analizar dos casos: la revista XUL. Signo viejo y nuevo, y el espacio Paralengua. La ohtra poesía. Ambos exponentes de la poesía experimental argentina, de los ochenta y noventa, son puestos en diálogo con el contexto histórico del cual emergieron con el fin de dar cuenta de una política de la lengua.

Si bien remite a ciertos periodos por demás trabajados en las ciencias sociales y el campo de las letras, -como son la última dictadura militar argentina, el alfonsinismo y el menemismo-, hasta el momento Poesía experimental argentina y políticas de la lengua constituye el primer corpus que sistematiza teóricamente el vínculo entre estas dos expresiones tecnopoéticas y el modelo de país impulsado por el gobierno de facto y los subsiguientes gobiernos democráticos que atraviesa. En este sentido, se instala una lucha discursiva con los lenguajes totalitarios y del poder estatal, al tiempo que la contienda se extiende hacia el interior del espacio poético.

XUL y Paralengua impulsan determinada política de la lengua vinculada a una ampliación del lenguaje poético y a una discusión frente al modo canónico de comprender la poesía dada por cierta supremacía en el campo de determinados grupos o revistas. El término tecnopoética, por su parte, remite a aquellas producciones que dialogan con el contexto tecnosocial del cual irrumpen y producen un tensamiento al interior del signo. A su vez, tanto desde las páginas de la revista como desde las presentaciones del ciclo hay una permanente disputa con ciertos eufemismos que, parafraseando a Lakoff y Johnson, conforman metáforas de la vida cotidiana que conllevan a una concepción homogeneizante del mundo.

 

 

La revista XUL. Signo viejo y nuevo, dirigida por Jorge S. Perednik, nace a fines de 1980 en el contexto de la última dictadura militar argentina, en la Ciudad de Buenos Aires, y forma parte de lo que supo llamarse “poesía del periodo del terror”. A lo largo de sus doce números (el último de 1997), se consolidó como publicación que problematizó al lenguaje en sus ensayos y aglutinó a los poetas visuales de la época en sus páginas. Reconoce a la tradición inaugurada en nuestro país en la década del veinte -con Oliverio Girondo, Xul Solar y, de algún modo, Jorge L. Borges, reunidos en la revista Martín Fierro- y continúa con Macedonio Fernández, el Arte concreto-invención, Madí, Poesía Buenos Aires, y E. A. Vigo, como antecedente inmediato.

Escáner Cultural nº: 
199

POESÍA VISUAL de ANA MARTÍNEZ MONGAY

LA VENTANA

Exposición POEVISUAL 0.17

César Espinosa

Los colaboradores de esta revista Escáner Cultural, Araceli Zúñiga y César Espinosa, exhibieron por primera vez de manera individual sus trabajos de poesía visual, con el título general de POEVISUAL 0.17, que anteriormente presentaron de forma parcial en las exposiciones de las 10 Bienales Internacionales de Poesía Visual-Experimental, de las cuales fueron promotores entre 1985 a 2009 (y actualmente en weblog y Facebook)… Ahora presentaron un conjunto de trabajos que comenzaron a elaborar desde décadas atrás, en la galería experimental Liliput de la Ciudad de Puebla.


Comentaron que con esta muestra buscan patentizar parte de su manifiesto hacia la experimentación y la búsqueda de la matriz semiótica conjuntada en la palabra/imagen.

¿Es importante la poesía visual, no sólo para los poetas sino para cualquier persona? Por supuesto. Sobre todo en estos días de partículas suspendidas, que nos vulneran por y a través de los MEDIO(s) con –a veces– lecturas visuales pobres y degradadas.

Araceli con responsables de la galería Liliput: Rebeca Martell y Devin Cohen.

Escáner Cultural nº: 
198
Signos Corrosivos


César Espinosa, Serie SIC, 2013

 

MAY DAY! El futuro en retroceso: USA
 (¿De nuevo estará prohibido el “arte decadente”?)
(Parte 4 y última)

                                                                                                  ¡Heil, Trump!

                 Saludo de escolares en EE.UU.

 

Desde México: César Horacio Espinosa V.


Preámbulo urgente: Al concluir con esta entrega una primera parte de nuestra consulta sobre el arte de la poesía/ la poesía en el arte, con miras a convertirse en un Congreso Permanente inserto en el marco de la estetización universal y la cuasi-desaparición del arte, dentro del ciclo de lo sin-fundamento y lo posfundacional, nos topamos con la realidad del momento político.

Somos testigos de la victoria de las masas suprematistas gringo-arias en EE.UU., de las bandas del Tea Party (el culto a la Santa Ignorancia), del asalto de la gran mayoría blanca de analfabetas funcionales, que marca el brote del acontecimiento en su versión retrógrada, del negativismo a ultranza como el horizonte del retroceso de la cultura en Occidente: el brexit británico, el ¡NO! a la paz en Colombia, los avances de la ultraderecha en Francia y España, Hungría, Polonia, Holanda, Suecia… Todo ello culminando con el triunfo catastrófico de Trump.

Este apocalipsis pardo-zanahoria trumpiano busca implantar una refundación retrospectiva hasta mediados del siglo XX: rediviva la Guerra Fría, repunte macartista hoy étnico latino-islámico, el complejo militar-industrial en refloración autista, encerrado en la flagrante proliferación del armamentismo cibernético-nuclear (Rusia, USA)… El ominoso pasado de los 1950-60 a galope sobre el credo anonadado del Destino Manifiesto decimonónico. ¿Refundación de USA?... ¡USA again greatest!

Escáner Cultural nº: 
197
EVA (La Palabra)

MUSEO 2016 – 2017 | Proyecto por Rosa MaJiCor
Artistas invitados: Matilde Cortés Puente (México) y José María Escarastegui (Bilbao).
 
 
 
 

“El amplio concepto  de casa en manos de una artista  inquieta y evocadora, una serie de  cuadros repletos de claves y  secretos que extrañamente  además de ser obras artísticas de pleno derecho también son planos, planos técnicos que a diferencia de estos no están dirigidos a delimitar y restringir fríamente volúmenes medidas o cotas, estas pinturas son planos emocionales de las vivencias que todas los hogares protegen celosamente, hojas de ruta basadas en la introspección, el recuerdo y la búsqueda que muestran tanto como ocultan, al fin y al cabo todos somos frágiles casitas con tabiques de piel”. (José María Escarastegui Mendoza)

Escáner Cultural nº: 
196