Escáner Cultural

REVISTA VIRTUAL DE ARTE CONTEMPORÁNEO Y NUEVAS TENDENCIAS

ISSN 0719-4757
Share this

Inicio de Usuario

Suscríbete!

Formulario para suscribirse

*Pinche y complete los datos para recibir en su e-mail cada número nuevo de nuestra revista.

Responder al comentario

Es ya conocido este fenómeno de extración de bienes culturales de su lugar original, que a mí parecer es reprobable pues la mayoría de las piezas fueron obtenidas ilegalmente, no sólo por colonizadores, sino por ejemplo en Egipto entre los mismos egipcios se ha desarrollado el mercado negro de piezas saqueadas de las tumbas. Museos de renombre internacional, como el Museo Británico, han obtenido su piezas de una forma ilegal. Quizá por el estado en el que ya se encuentran algunas piezas es imposible su "repatriación"; sin embargo me parece excelente que las leyes aunque no puedan recuperar piezas ya perdidas, si pueden prevenir que esto siga sucediendo. Después de todo, estas piezas nos pertenecen a todos los miembros de una nación, es un patrimonio y no debe resguardarse en colecciones privadas, sino que debe estar en donde podamos verlas exhibidas, apreciarlas y que el museo cumpla con su función educativa acerca de la cultura propia. Claro que me parece muy interesante el punto del artículo, en el que defiende que gracias a este fenómeno de que las piezas hayan sido extraídas de su lugar de origen se puedan conocer en otros países, en vivo y en directo. Pero creo que deberían aun así pertenecerles a su nación de origen, existiendo la posibilidad de préstamo a otros museos para que las exhiban.

Responder

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta es para verificar que eres human@, completa el espacio con los signos de la imagen.
2 + 1 =
Solve this simple math problem and enter the result. E.g. for 1+3, enter 4.
By submitting this form, you accept the Mollom privacy policy.