Escáner Cultural

REVISTA VIRTUAL DE ARTE CONTEMPORÁNEO Y NUEVAS TENDENCIAS

ISSN 0719-4757
Share this

Inicio de Usuario

Suscribir

Escriba a escaner.cl@gmail.com

Distribuir contenido

Suscríbete!

Formulario para suscribirse

*Pinche y complete los datos para recibir en su e-mail cada número nuevo de nuestra revista.

Crónica

 

 

LA BUSQUEDA DEL MAESTRO USUI

 

 

Por Alvaro Oliva

alvaro_oliva@hotmail.com

 

 

Antes de hablar del maestro Usui es necesario aclarar, especialmente para los más escépticos, que la información existente sobre él proviene de  la historia y leyenda. Hablar hoy en día sobre el maestro es referirse al reiki, puesto que él lo redescubrió a comienzos del siglo pasado. 

Mikao Usui nació el 15 de agosto, de 1865 y sus primeros 50 años estuvieron cargados de viajes y estudios en materias tales como filosofía, religión y sanación con energías. Además, como cualquier persona, se casó, tuvo dos hijos y trabajó en varios oficios. Sin embargo, en la constante búsqueda del sentido de la vida ingresó a un monasterio budista para profundizar en  curaciones milagrosas atribuidas al Buda Gautama. 

 

SE ACERCA UN TEMBLOR

Por Raúl Hernández

raul.hernandez.o@gmail.com

Estoy leyendo tranquilamente un libro, cuando comienza a temblar levemente, pero de forma duradera, creando esa tensa calma en donde no sabemos qué vendrá ahora. Toda la desesperanza del mundo, ninguna fe perdurable. Esperamos mirando un punto fijo la performance del terremoto o el final de una leve interrupción en nuestros objetivos momentáneos.

Y se detiene. Ya no está temblando y todo sigue su curso como una imprenta a mediodía. Pero queda la duda de los diarios temblores incisivos, “el enjambre” como suele referirse la experta de sismos de nuestro país. Será que algo se avecina y es esa inminencia insegura la que nos hace mirar de reojo cualquier movimiento extraño, en la cama, en el velador. El movimiento sin consentimiento propio que nos persigue desde niños.

Me queda la duda de tanta advertencia, de todas estas etapas que pueden ser una escalera hacia el vacío. Algo se viene, y es esta incertidumbre la que me queda rondando desde hace días. Toda la vorágine de fin de año, que condiciona la paz y la tranquilidad después de las fiestas. Luego, es la calma, esa que ya creo poseer después de saltar las vallas molestas del cotidiano cotejo. Y creo que ya todo ha pasado, que nada vendrá a mover el piso ni a juguetear con nuestro equilibrio, hasta el día de hoy, que tropiezo en el parque y me voy directo al suelo.


LA LITERATURA COMO ESPEJO

Por Carlos Yusti

Curtido con la cultura del mercado y el burdel he tratado de hacerme con una cultura lectora para completar mi educación sentimental y menos canalla. Después, uno se aferra a esto de la escritura para no trabajar como el capitalismo manda. En mi ficha de quejas y reclamos está la frase: ha leído mucho, pero ha estudiado poco.

Luego se descubre que la vida va por su lado y que la literatura es apenas un remedo de esa realidad y sigue su propia brújula, especie de espejo de feria que todo lo deforma, lo agranda, lo infla y lo enriquece.

Mucha gente tiende a confundir la vida con la literatura y viceversa. Don Quijote tiene más adeptos que Cervantes, quien para muchos de sus contemporáneos era un escritor insufrible y segundón. A Conan Doyle muchos de sus lectores le preguntaban por Sherlock Holmes, mientras a él como escritor le ignoraban por completo y en verdad tenía más porte de Doctor Watson que de escritor urdidor de tramas policiales eficaces e inteligentes. A Vladimir Nabokov lo confundían con el viejo baboso y lúbrico de su novela Lolita, historia que es un soberano invento del escritor ruso. Confundir la literatura con la vida real (o viceversa) es caer en un craso error de percepción como ha pasado con el “El Guardián entre el centeno”, libro que ha sido prohibido en algunas escuelas norteamericanas por ser la lectura preferida de muchos asesinos seriales y de uno que otro terrorista.
Por esa razón, siempre me coloco a la orilla de Sancho Panza (y dale con lo literario) que era algo así como un aguafiestas de las ensoñaciones imaginativas en las cuales caía Don Quijote. Sancho era la voz de la razón que advertía que la realidad no suele moverse de sus goznes, y que está allí para darle de patadas a los sueños (y dale con la vida mundana y silvestre). La literatura es el álbum de la realidad pasada por la metáfora. Así quienes vayan a la literatura buscando realidad pierden el tiempo. También lo pierden quienes tratan de sacar algo en limpio de los libros sobre la vida. Aquella frase del Adriano imaginado por Youcenar todavía mantiene su límpida lucidez: “La vida me enseñó los libros”.

 
 
CUANDO HITLER SE ALIMENTO DE SU PROPIA SANGRE
 

 

Por Alvaro Oliva

alvaro_oliva@hotmail.com

 

 

La historia de Geli Raubal es muy breve y precipitada, tal vez el hecho de haber nacido en el momento y lugar menos indicado generó su rápida desaparición en manos de uno de los ejemplares más bestiales que la humanidad puede ostentar.

El 4 de Junio de 1908, nació Angélica Raubal, hija de Angela, la hermanastra de Hitler. Desde pequeña "Geli" como la llamaban, fue apegada a su madre y estuvo bajo la sombra de su tío Adolf (20 años mayor), quien se encargó de establecer con ella una estrecha relación "afectiva".La niñez de esta robusta joven estuvo llena de carencias económicas y sostuvo varios encuentros con Hitler.

En 1925, Adolf se retiró a la montaña alquilando una villa en Obersalzberg. En ese viaje invitó a su hermanastra viuda (Angela) quien junto a Geli se trasladó desde Austria.Fue en este encuentro que las relaciones entre la joven y Adolf comenzaron a consolidarse.Así, surgió un vínculo más profundo, mientras su circulo más cercano comenzaba a enterarse de la relación.

Sin embargo, la alegría y emoción de los primeros años, donde la joven recibía regalos y cierto reconocimiento social por estar cerca de un personaje admirado, se torno asfixiante, ya que su tío Adolf se fue apoderando de todas las instancias de su vida.Pronto Geli, convertida en el juguete que Adolf no estaba dispuesto a compartir, vio aplastada su individualidad nada menos que por uno de los peores asesinos del siglo XX y además, en un ambiente en que todos le temían y rendían pleitesía.

 
 
AMÉRICA, GOODMORNING, LA HISTORIA CONTINÚA
A LA CHINGADA CON TEXAS...

 

 

Silvia Banfield©2007


He reído mucho en la mañana, pero en off. El Editor nos ha motivado con un espejismo para que traigamos la nota brillante, iluminadora, devastadora de la competencia. Afuera les espera el Pulitzer, nos dijo, sin un gesto que modificara su rostro. Así de simple Dejó caer la imagen del éxito, flotar en el ambiente, y se dio media vuelta. Mis carcajadas estallan en silencio, como viejas auroras boreales. Un espejismo sólo se ve evaporar después que la realidad retoma el lugar de los hechos y la imaginación. Miré la ventana por si veía algo nuevo. Pero es inútil, la naturaleza no cultiva espejismos más que en el desierto. Los premios son para hechos heroicos, emblemáticos, con aureola fantástica y mística, de gladiador romano. Periodismo espectáculo, con escenario y todo incluido, información y hechos del momento que mantienen en vilo el falso instante de la historia. Toman un avión y otro vuelo casual, incógnito y atraviesan a una gran velocidad las líneas enemigas para palpar de primera mano la “verdad”, esa que ocultan gobiernos, diplomáticos, agencias y los propios protagonistas. Son pistas, huellas, señales, pequeñas luces miserables para armar un arbitrario rompecabezas. Horas sentado en una silla, frente a un ordenador, la luz opaca de la noche, amanece en el texto, las voces de las entrevistas son un coro desordenado. Palabras que mencionan a muertos, como si arrastraran sus cadenas y pasado hasta nuestras páginas. Late, late el tic tac de sus corazones robados. Me permito este estilo, porque no tengo otro para reflejar lo perdido. ¿La muerte es un premio? ¿Es un premio vivir bajo la bota? El Hamster da vueltas y vueltas sin detenerse, sólo cree en el círculo vicioso de su movimiento. Así pasan las noticias por la TV. ¿Todo nos entra por los ojos y sale por la nuca? ¿Qué nos queda en el paisaje interior con tanto bombardeo de imágenes? Podrían estar saliendo loros y papagayos conversando detrás de las orejas y todos seguirían atentos a algún videojuego, como si el tiempo pasara de largo y nadie se enterara. Es el vicio banal en la estación game, allí donde se olvida todo, porque sólo existe un pequeño presente convertido en placer. ¿Para qué buscar más allá de la lejana montaña, donde todo comienza o donde nada termina? Es la ruta más corta para llegar a ninguna parte.Un paso en el aire, otro al costado y todas las cartas se las lleva el viento, aún aquellas marcadas.

 

La tarde da paso al tedio/una fotografía fuera de foco/¿o el ojo no quiere ver?/La mosca revolotea la mosca/algo huele mal/un zumbido no es raro/pero cien parece un ejército/¿Habrá guerra?/Qué hora asesina/cuando lo mataron/Y lo enterraron completo/de pie a cabeza/Aún así respira/como un muerto extranjero. (La mosca es tan libre, que se caga en cualquier lugar de la alfombra)

 

BETTE DAVIS: EL RECUERDO DE UNA MIRADA EXTINGUIDA

Por Alvaro Oliva

alvaro_oliva@hotmail.com

 

Llamada la "Reina de Hollywood" Davis fue nominada 10 veces al Oscar como mejor actriz desarrollando una carrera fértil hasta una avanzada  edad. Nacida en Estados Unidos tras la separación de sus padres Bette llegó a Nueva York con su madre y hermana, en el año 1921.Como muchos de los actores norteamericanos de la primera mitad del siglo XX, Bette Davis comenzó actuando en el teatro a la vista de los amantes del arte y de productores ávidos de rostros nuevos. 

El comienzo de su carrera se inició en las tablas tras terminar sus estudios en la "Cushing Academy" de Massachusetts y en la Escuela de Arte Dramático de John Murray. Comenzó con un pequeño papel en la obra Broadway (1923).Tras actuar en Philadephia, Washington y Boston debutó en Broadway,   1929 con "Broken Dishes".

 Un productor de Universal Studios la vio en ese escenario y la invitó a una prueba de cámara en Hollywood. Así, en 1930 logró un papel en "The Bad Sister" y luego en "Seed"(1931). Siempre bajo el alero de Universal Studios.  Luego pasó a Columbia Pictures donde participó en "The Menace".Con muy buenas críticas trabajó en "The Man Who Played God"(1932).

Ese mismo año se casó con "Ham" Nelson. Luego vinieron sus éxitos "Cautivos del Deseo" (1934), "Peligrosa"(1935) en esta última donde recibió un Oscar a la mejor actriz principal. En su siguiente película "El Bosque Petrificado" trabajó con Leslie Howard y Humphrey Bogart. 

Luego en, 1937 participó en la película "La Mujer Marcada" donde interpreta a una prostituta en una creación inspirada en el caso de Lucky Luciano, donde se muestra lo peor del sistema y la esclavitud de un grupo de mujeres ante la mafia que nutre de mujeres a los millonarios.



ALFREDO MANEIRO

Por Carlos Yusti

Los filósofos de la Grecia Clásica convirtieron la expresión oral en su mejor tarjeta de presentación. Hicieron de la plaza un aula virtual para sus distracciones. No escribieron nunca, tenían poca estima por la palabra escrita, hasta el punto de considerarla una degradación de la palabra oral. La elocuencia de muchos filósofos era tan eficaz y magistral que con prontitud se hacían de una cohorte de seguidores y discípulos. Alfredo Maneiro, el sempiterno fundador de ese esperpento político que se llamó Causa R, emparentada mucho con los filósofos de aquella Grecia del dialogo y la filosofía.

Fue un conversador vehemente, un orador inteligente y memorioso que jamás alardeó de nada aunque había hecho pasantía por la lucha armada, era profesor universitario y se había graduado con altas calificaciones en filosofía. Te envolvía con gran lucidez en su oratoria, nunca sus interlocutores se enteraban si esta mintiendo o diciendo la verdad. Cuando Alfredo Maneiro hablaba seducía sin remedio. Era bajo regordete y ágil con su verbo. Maneiro de toda su travesía revolucionaria, que podríamos denominar dura, y de su ruptura con el MAS quedó un tanto a la intemperie. No obstante no se resignó como otros a ser un derrotado, rumiando su fracaso y justificando sus acciones. A todas estas el país político se fragmentaba en muchos pedazos y los oportunistas y políticos de oficio ocuparon los puestos claves del poder.


 

 

ROMANCE

Pedro Pablo Bustos

 

A estas alturas, en todo un “clásico” se ha convertido, vincular la cultura de masas a la producción artística, por lo tanto, en algo digno de realizar al menos con ingenio,  sino con excelencia.

Entre los días tres y veintiuno de Julio del presente año, tuvo lugar en Galería Animal, la muestra de video arte titulada “Romance”, curada por Yael Rosenblut, de la cual formaron parte los artistas Claudia Missana, Mariela Leal y Carlos Trilnick, Iván Palmarola, Pamela Iglesias, Nicolás Grum, Cristóbal León, Joaquín Cociña y Niles Atallah, la propia Yael Rosenblut, Francisca García y Roberto Farriol.

 

ESPLENDOR Y MISERA DEL BEST-SELLER

 

Carlos Yusti

“Si el libro que leemos no nos despierta como un puño que nos golpea en el cráneo ¿para qué lo leemos? ¿Para que nos haga felices? Dios mío, también seríamos felices si no tuviéramos libros, y podríamos, si fuera necesario, escribir nosotros mismos los libros que nos hagan felices. Pero lo que debemos tener son esos libros que se precipitan sobre nosotros como la mala suerte y que nos perturban profundamente,...”

Franz Kafka

 

En unas de mis navegaciones improvisadas por la red leo en algún sitio que la escritora Danielle Steel ha entrado al campo santo del libro de los records por tener tres libros al mismo tiempo, durante varias semanas consecutivas, en la lista de los más vendidos. Si la madre de Carlos Marx viviera, que fue bastante ácida a la hora de criticar eso de hacer un capital, de seguro me hubiese susurrado: “Eso si es una escritora. No sabes nada. El escritor no es aquel que se limita a llenar y llenar folios, sino el que vende”.

 

 




PADECIENDO LAS COSAS DEL MUNDO

Por Raúl Hernández Olivares
raul.hernandez.o@gmail.com

Estoy escribiendo nuevamente en mi barrio algo que tiene que ver con la lejaní­a, la cercaní­a de las cosas, los momentos y las personas. Y participo de eventos vinculados al patrimonio intangible de los barrios en permanente extinción, como los boliches que permanecen cerca de la neblina de los años. Vivo en un barrio del centro de Santiago, hacia el poniente, en donde confluyen el Barrio Brasil y el Barrio Yungay. También está el Barrio Concha y Toro y cerca, más allá, Matucana y la Quinta Normal. Podrí­amos nombrar a todo este sector como el Barrio Yungay, si queremos ser lacónicos, mas no precisos. Los cambios no se notan al traspasar ciertos lí­mites ficticios de las calles, se vive de igual modo en todos los rincones de este sector de comienzos del siglo XX.

En este barrio, que es una provincia dentro del centro de Santiago de Chile, se vislumbran ciertos comportamientos de recuerdos, de nostalgias de otros tiempos, con lugares que podemos ver en fotografí­as color sepia. Y claro, con el peligro inminente de desaparecer.

 

 
 
EL LADO B DEL NEW WAVE

 

 

Por Alvaro Oliva
alvaro_oliva@hotmail.com

Sintetizador, guitarra y una aguda voz forman parte de la materia prima de una serie de videos que representaron las fantasí­as y pesadillas de muchos norteamericanos de fines del siglo XX.

 

Una mujerzuela huyendo a través de los bajos fondos de una ciudad de Estados Unidos, en la primera mitad de la década de los ochenta, puede ser vista en el video "Destination Unknown" del mí­tico grupo Missing Persons. Tal como su nombre el destino de esta agrupación se extravió para siempre tras el término de la era New wave.

Decenas de grupos saltaron a la fama por meses y años, y luego se desintegraron aplastados por el surgimiento de nuevas bandas con más tecnologí­a en una era donde volaban en el imaginario colectivo ideas futuristas donde se aseguraba que los humanos de la primera década del siglo XXI vivirí­an afuera de la tierra para desarrollarse o llevar a cabo dantescas guerras. En este ambiente recargado, las artes y especialmente la música, reprodujeron en muchos casos, una escenografí­a y estética futurista. Missing Persons no fue la excepción y en el video de la canción "Words"(1982), que los lanzó a la fama, vertieron toda su creatividad mostrándonos una aliení­gena vocalista de pelo blanco y taparrabo cantando "Do you Hear me, do you care".

Sin duda la irrupción de estos seres se convirtió en un imán para el torturado mundo underground de Los Angeles que dí­a a dí­a era bombardeado por la estrellas del momento como Michael Jackson, entre muchos otros.

 

 
DEJA QUE LOS PERROS LADREN
 
 
Sergio Vodanovic

 

 

Por Raúl Hernández Olivares
raul.hernandez.o@gmail.com

 

 

Hace unos dí­as me dejé caer en la Antologí­a de Obras Teatrales del dramaturgo chileno Sergio Vodanovic (RIL Editores, 2003). Palabras como preocupación ética, teatro realista, elemento social conllevan el prólogo que antecede a esta selección de obras. Adentrándome en ella, me interno en un tí­tulo que me resulta familiar: Deja que los perros ladren.

 

 

 

Por Carlos Yusti

 

Valencia es una ciudad a la cual detesto y sufro (no siempre en ese orden) con insana vehemencia. Su actividad creadora la hace cada tanto tolerable. Sus poetas, pintores, actores de teatro y algunos dementes escapados del psiquiátrico de Bárbula le otorgan su picaresca y ese acorde pintoresco sin igual; sin mencionar su godarria histórica que todaví­a sobrevive en los intersticios de la vida mundana y silvestre.

La historia literaria de la ciudad es tan ancestral como su emperifollado conservadurismo. Escribir es fácil, pero lo complicado es convertirse en un escritor que pueda sobresalir de la foto de grupo y para ello a veces el talento es menos importante que las relaciones públicas. A sotto voce se especula que el medio cultural valenciano es sólo una maricocracia en pleno ejercicio de sus poderes y facultades. Algo ferdydurkiano posee la atmósfera literaria de Valencia y por esa razón quizá también me gusta el ambiente. El manicomio de egos inflados de inmadurez y naderí­a va campante por las tertulias, los brindis y cualquier otro sarao literario. Escritores de primer, segundo y tercer orden se labran sus orillas, sus feudos a fuerza de triquiñuelas viles o risueñas. Quienes tengan veleidades de escritor más que preocuparse por el estilo deben abocarse por encontrar su sitio en el ladrillaje de autores que conforman la gran pared literaria de la ciudad. Como nunca he tenido claro cuál es mi lugar, intento trepar los muros y traspasar cualquier tipo de lindero.

 

 

Giaconi1

Foto: Rosa Apablaza (de "Etc.", La Calabaza del Diablo, 2006)

 

 

 

 

Por Raúl Hernández Olivares

raul.hernandez.o@gmail.com

 

 

 

 

Recuerdo que fue en el Cité Jofré, en donde se lanzó el libro Etc. (La Calabaza del Diablo, 2006) en donde conocí­, o más bien estuve en presencia de Claudio Giaconi. En este lugar el autor se presentó ya bastante deteriorado de salud y mi primera impresión fue la de estar frente a un escritor de culto e invisible, que vení­a a presentar un libro totalmente visible, lleno de fotografí­as de poses naturales y otras no tanto, pero que dejaban entrever el talante de quién conoce de cerca las máquinas de escribir. Se sabí­a fotogénico, de ahí­ la precisión. Y bueno, yo sólo conocí­a La difí­cil juventud, que luego obtuve en una edición de coleccionistas (Editorial Orbe, impresa en Talleres Gráficos de Encuadernadora Hispano-Suiza, Ltda., 1958), a un precio módico, en la feria de antigí¼edades de la calle Estado.

TOMATE Y CEBOLLA
Dos agentes de arte argentino



Son las dos de la tarde en una esquina de Palermo. No el Palermo que atrae a los que quieren ser atractivos, más bien una versión interior break-de-almuerzo en el restaurant-de-la-esquina. Dentro, gente que ha salido a comer entre una y dos enjuga el pan con lo que queda en sus platos, la gente de dos a tres hace una larga fila y en ella estoy cuatro antes que el último.


Gustavo Daniel Rí­os

 

Aquí­ el modus operandi es pasar por unas vitrinas donde se exhibe lo que quieres comer, se lo pides a una señora gorda envuelta en paños blancos y luego pagas en la caja que corona la hilera. Todos estamos con la bandeja en la mano, todos estamos masticando un trozo de pan, a todos se nos enfrí­a la comida y supongo que el saber que todos estamos en la misma situación elimina cualquier intento de reclamo.
La pareja que acaba de pagar se mueve rápidamente a una mesa que se desocupó; él gentilmente lleva la bandeja con los platos de ambos, ella baila esquivando los codos de los comensales. Aterrizan en sus asientos y el botón play es activado automáticamente.