Escáner Cultural

REVISTA VIRTUAL DE ARTE CONTEMPORÁNEO Y NUEVAS TENDENCIAS

ISSN 0719-4757
Share this

Inicio de Usuario

Suscribir

Escriba a escaner.cl@gmail.com

Distribuir contenido

Suscríbete!

Formulario para suscribirse

*Pinche y complete los datos para recibir en su e-mail cada número nuevo de nuestra revista.

Guerra

DANA D, EN EL FEROZ TRAPECIO DE BABEL Y OTRAS HISTORIAS PENDIENTES DE UN HILO

en el horroroso blog de la historia. (La Carta de George a Santa.)

Desde Nueva York, Silvia Banfield

CIRCUITO EN D

Intentaba definirla pero era inasible, un viento raudo sobre la espalda, ese vértigo de asombro y de la nada. Se esfumaba de sí misma, y lo lograba. Ese perfil del punto y coma, donde un paréntesis gana un nuevo espacio, le correspondía y hacía juego con una sonrisa nerviosa. El poeta buscaba definirla y yo buscaba en su Diario, ese retrato íntimo de un solo trazo. No daba con la palabra, imagen, una descripción que no permitiera ambigüedades aunque ella, Dana D., obstruía sus propias convicciones. Son muchos pisos psicológicos o un laberinto circular, espeso, como una estatua de Buda. Jugaba a una cierta desconocida, que era y no, ella. Un raro aceite le recorría el cuerpo, como esos viejos metales que brillan de todas, maneras. Siempre estaba al tope, si no, no era ella. Una cierta urgencia, la velocidad de la rueda que no cesa de girar. Ese compromiso con estar en movimiento. Buscaba la palabra, una descripción que le calzara. Dana D., era más que un trazo verbal o una oración incompleta. Algo parecido a una obsesión sin punta. Un largo kilometraje de contradicciones. 

Leer artículo completo

Little Chilean Thoughts

Elaine y Willem de Kooning en 1953, fotografía de Hans Namuth, (c) Herederos de Hans Namuth, 1991.
Elaine y Willem de Kooning en East Hampton, Long Island, 1953.
Fotografía de Hans Namuth, (c) Herederos de Hans Namuth, 1991.

 

Harold Rosenberg. "Los pintores de acción americanos" (1952). Presentación y traducción.

 

 

por Carolina Benavente Morales

cbenavem@gmail.com

 

Presentación

Escáner Cultural nº: 
136

EL DÍA PARECIERA INICIARSE EN EL TRIÁNGULO DE LAS BERMUDAS

(El juego consiste en no dejar de soñar)

Desde Nueva York, Silvia Banfield

Yo sólo comento/ lo que me dicen los sueños de los muertos/no hablo de los vivos/porque siguen con los ojos abiertos/No describo la risa/mientras la muerte exista/cuando la vida aún se vaya tan de prisa/Vuelo con tus cabellos/aroma de azucena/pájaro en tierra/Yo sólo comento/soy sol y viento/el mundo un lamento/La raíz del fuego/quema tanto y tanto quema/que yo juego al viento que la abraza/ y peina con su espejo de viento/Alguien a ti y a mí/nos sueña en primavera/yo sólo comento y lo siento. (La Canción del Poeta)

Un mundo cada día mejor. Qué gran frase. El sueño del terror. Despierto. Pesadilla. Enciendo la luz. El mundo comienza a desinflarse. Shuuuuuuuuuuhhhhh. Se escapa el aire de esta pelota que todos patean. Se desinfla el verbo, le gritan al Editor. {Él, sonríe y empuja la pelota de golf. Cae en un hueco lleno de espejos y se va perdiendo al infinito hasta que sale de la tierra. Un agujero negro de ojos azules pasa golpeando las puertas de las casas. Y dejan caer un periódico con un solo gran titular: El mundo cerró por duelo, haga usted lo mismo. Llore al fondo del patio de su casa, si así lo desea. Venían unas letras diminutas al final del gran titular, de esas de los seguros. Más apretadas que nunca. Letras con ojos turnios. Conocedoras de la letra menuda. Aprietan firme sus dientes y miran hacia enfrente. No saben nada. Esa es su cara. Hay que verlas con lupa. 

Leer artículo completo

DEL CALENDARIO ROTO DE DANA D

(¿Más rodillas para la Historia?) (La Guerra de las Galaxias, es un subproducto del presente) I PARTE

Desde Nueva York, Silvia Banfield

Cuando recibí el Diario de tela azul del poeta, pensé que ya vivía con él de alguna manera en La Patagonia. Entremezclé tantas cosas. El Sur tiene esa adivinación de la memoria. En el Norte era primavera y en el Sur, invierno. El espejo en sus dos caras. Todos sabemos que se tratan las estaciones. Su caligrafía pareja, mezclada en tinta negra y azul, unos dibujos absolutamente personales, definidos por el perfil de sus pulsaciones, hacían más intensas sus anotaciones, lo que explicaba a veces con la minuciosidad de un científico. En alguna de las páginas, sino en todas, dejaba sentir la sensación de un lugar sin límites, que yo ya conocía y volvía a revivir en sus relatos. Pero estaba la historia obsesiva, contada en detalle sobre el Rubio y Dana D. Ella lo sabía, todo por lo que después me enteré. Él, ignoraba todo, en el otro extremo de la historia. Un buzo rescatista, por decir lo menos, no está firme en la superficie. Ella le llamaba su héroe. Los días del Rubio morían en su silencio bajo el mar. Un mundo, en verdad lejano, donde la naturaleza te exige silencio. El paisaje camina no sólo en los ojos. El cielo es una masa impensable de no sentirla más allá de los hombros. El aire responde por sus propios pulmones. Lanzar una piedra tiene más destino que el mundo actual. Y rueda en su bicicleta Dana D. con la mente puesta en el Rubio. 

Leer artículo completo

LA HISTORIA ES UN LARGO OMBLIGO QUE SE AMPUTA PARA NACER

(De mis alas azules, vuela el campanario)

Desde Nueva York, Silvia Banfield

El pequeño silencio de la historia, quizás se esté meciendo en la blanca, hirsuta barba del Tío Ho, en algún arrozal de Vietnam. En la sombra imperfecta, se puede arrodillar un imperio y bautizarse el sueño legítimo, transparente de la libertad. La noche le dio sangre a la vida, un lobo arrojó sus colmillos bajo la panza de un helicóptero sobre la tupida selva. Allí volaba el agente naranja, en su polvo letal, ciego, mortal, de largas madrugadas y amaneceres. La historia no es un reloj dormido. Hace 30 años, Saigón dejó correr la última estela de miedo en el aire, el racimo humano se voló en su pavor. Sí, estamos viendo la única filmación final, en la señal suspendida, el que se cae de sus propios miedos, y en el recuerdo todo el asombro de lo que ya no será. El país se quedará para siempre en la espalda vencida, otros nunca saldrán con vida (58 mil), locos, mutilados, algunos temblarán de por vida, odiarán a su madre, drogados vagarán por hospitales, saltarán de los balcones, asesinarán, y el stablishment crujirá en un millón de pedazos y cada partícula se incrustará en el corazón de la nación. Restos de mutilados, sin ojos, ni piernas, colgantes de sus sillas, monosilábicos, parapléjicos, acuñaron el miedo, el horror, en su humanidad vencida. Dios salía de sus gargantas, pero no fue suficiente.

Leer artículo completo

A 60 AÑOS DE LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL

Desde Costa Rica, Rodrigo Quesada Monge

El siniestro recuerdo de la Segunda Guerra Mundial (1939-1945) nos sobrecoge a todos aquellos que, aunque no la hayamos experimentado en carne y hueso, tenemos fe y creemos en un futuro mejor para la humanidad. Es a los ingenuos, precisamente, a los que nos llena de terror la repetición de un fenómeno similar, cuando en realidad no queremos percatarnos de que guerras, con casi idénticos propósitos, se viven hoy regularmente en diversas partes del planeta.

La Segunda Guerra Mundial puso en evidencia nuestra enorme capacidad para destruirnos, esta es una verdad de Perogrullo, pero nunca se insistirá suficiente sobre la herencia atroz y tenebrosa que nos ha dejado. La industrialización de la muerte a que nos acostumbraron los nazis, lección tan bien aprendida por las tropas de los Estados Unidos y de la OTAN, así como por la vieja URSS y sus secuaces del Pacto de Varsovia, nos enseña que las recomendaciones dadas por Sun-Tzu hace miles de años, en el sentido de que la guerra es un arte, son solo en realidad ilusiones del pasado. La guerra dejó de ser un arte hace mucho tiempo y se nos ha convertido en plena nariz en la mejor de las industrias de que disponen las pretensiones expansionistas del sistema capitalista y su civilización, sustentada esencialmente en la noción de la muerte y sus distintas expresiones.

Leer artículo completo

EL AÑO DEL PEQUEÑO DIOS ENDIOSADO - INTERNET, QUÉ VIEJA Y ENREDADA TE HAS PUESTO - EL SECRETO MÍO QUE NADIE CONOCE - EPILOGANDO

Por: Silvia Banfield

EL AÑO DEL PEQUEÑO DIOS ENDIOSADO (un tiempo para suicidas)

El poder y la fama son el supositorio del siglo XXI. No sé si lo leí en un baño de Boulder, o es un invento mío. Para la literatura no tiene importancia y la historia, menos. La muerte sigue plagiando a la vida. Los restos de un cenicero me hablan del futuro. Y no es nuevo lo que se registrará mañana. Repasar lo que viene es una tarea inútil, decepcionante, absolutamente descriptiva. Lo que pasa bajo la puerta, es el hilillo dorado del miedo. Son las viejas manguillas negras de los contadores públicos que desautorizan la vida real junto a la miseria de solapa angosta y gris que ejercita una risa publicitaria, en el sillón reclinable de la burla y de la supuesta fama. ¿Todo pasa, cambia o nada queda porque todo es? La ciudad se entrega a la nieve como un ciego al sol del mediodía y brilla detrás del sueño su alba espuma. Las calles perecieran roseadas de vaselina y a ambos costados se acumula una nieve cada día más sucia. Se hace costra y marca el camino sobre el negro asfalto, que lo es todo para el automóvil y el conductor anónimo que cumple con su ruta diaria. En la calefaccionada cabina del Mack, una canción en su hilo recuerda que Un sueño verdadero jamás se deshace o lo borra la nieve/ Y puedes hacer mil veces el mismo camino/ pero ella volverá a remarcarlo en invierno/ No olvides el sueño escrito en tu ruta sobre el horizonte/

Leer artículo completo

EL AMARILLO ES YELLOW, ALL OVER THE WORLD - UN MUNDO MÁS SEGURO, COMO LA OREJA DE VAN GOGH - LOS DIOSES DE LA MUERTE, A LAS PUERTAS DEL CIELO - HOYO DE IOWA - ¿REQUIEM DE MOZART EN NORTEAMÉRICA? - FALUYA: EL INFIERNO COMPARTIDO

EL AMARILLO ES YELLOW, ALL OVER THE WORLD (el hilo peligroso de las cosas/ cuando regreses de la guerra, john)

Por: Silvia Banfield

El otoño me deja siempre a su paso una sensación de tiempo volátil, como toda estación, aunque reafirmado en un amarillo intenso, degradado, que tiñe calles y la memoria. Ahí se confirma y permanece con sus pasos entre hojas, la estación en su tiempo aferrada a mis nostalgias, al futuro que siento arrastra mi pasado. En una hoja amarilla que tiene cada mañana el Poeta sobre su escritorio, donde transcurre un tiempo para recobrar que no ha perdido vigencia. Es la percepción de lo que siempre viene, una manera de estar presente más allá de la memoria, y siento que esa hoja hace mi verano. Golondrina azul, vuela, leo en la cábala, bajo el árbol de manzano que en invierno echará nuevas raíces. El día se sabe trece, en la cábala, en el sueño que permanece real. Me persigue el amarillo de van Gogh. Sus Girasoles como aspas de oro en la riqueza de un color sin límites, que no sé hacia donde nos guía el pintor. La aún inagotable fuerza del sol en medio de la noche del holandés. Trigo fosforescente, la luz fecunda sin límite. ¿El sueño de Van Gogh fue el amarillo secreto de un sol íntimo que le reclamaba el sacrificio de su famosa oreja para seguir escuchando a los dioses?

Leer artículo completo

DEL CUADERNO COLORADO DE SILVIA BANFIELD - LA SOPA ESTÁ HIRVIENDO - OCTUBRE ROJO EN BAGDAD - UNA AGUJA EN EL PAJAR DEL DESIERTO - ¿EL MUNDO ES REDONDO O DE CUADRITOS?

DEL CUADERNO COLORADO DE SILVIA BANFIELD
(Tu vatis eris, serás un poeta)

Por: Silvia Banfield

2.000 personas colocan en el campo del fútbol al lado de la High School secundaria de Boulder que forma una escala con una muestra del dólar y la tierra y el explicar "de noviembre el 2 decidimos" la tarde de martes. El proyecto fue organizado por el fotógrafo Juan Quigley y los líderes de la juventud en la acción.
Recíclame el paraíso perdido, papá, soy tu Silvita. ¿Me recuerdas? Estoy mal estacionada, lo sé. Las cañerías dejan correr las aguas de un tiempo raro. Yo diría que no termina de definirse. No soy yo sola la que espera un cambio, sino el mundo. No hay otra razón para esperar el calendario en Otoño. Ya no puedo hablar de otra manera que no sea en primera persona. Esta vez, al menos. Perdona. Entra un viento simple de la nada. Qué puedo decirte, negar o afirmar. ¿De qué hablamos, me pregunto, cuando la distancia es un hilo lejano sin puntas?

Leer artículo completo

LA CAJA DE PANDORA ABRIÓ SU CALDERA DEL DIABLO EN BESLÁN - LA MUERTE ABRIÓ LAS PUERTAS DE BAGDAD A OCCIDENTE - LA LUNA DE ENFRENTE Y LA ISLA TORTUGA

LA LUNA DE ENFRENTE Y LA ISLA TORTUGA

(El hambre o el menú de la ONU)

Por: Silvia Banfield

Habría que preguntarle a Jorge Luis Borges, si le parece correcta la acción de la Policía Federal de Argentina. Seguro que desde su ciega lápida en Suiza mira Buenos Aires. Es muy difícil que su ciudad eterna, las calles de sus calles, sean olvido en su memoria. Poesía y policía, riman, pero no se parecen. Son como dos tiros contra vía. Paralelas que nunca se juntarán. Un poema, en principio, no tortura a nadie, es una simple advertencia a la imaginación. No pasa de ser una luz roja en el camino. Poesía es un paso en soledad y reversa, con las luces altas en la carretera y bajo la niebla. La policía es un hombro vacío en una ruta que siempre coquetea con el precipicio, el eslabón perdido de lo prohibido. Un gran NO que el poeta se salta, el viejo obstáculo de la piedra en el camino, la perfomance del lugar mal empedrado.

Leer artículo completo
 

PSICOHISTORIA Y TEORÍAS DEL CAOS

Las Fundaciones de Asimov y la globalización*

Desde México, César Horacio Espinosa Vera

Con la saga de las Fundaciones , Isaac Asimov reconstruye frente a un monumental telón de fondo galáctico la historia de la humanidad con sus momentos cruciales de invención y ascenso, seguidos de extensos periodos de rutina y declinación.

A lo largo de ese rosario de narraciones asimovianas presenciamos tanto la eclosión del neolítico como la opulencia de las dinastías faraónicas y las ciudades-imperio de Mesopotamia, hasta el afanoso peregrinar mercantil de los fenicios y el milagro griego -en palabras de Michel Serres- del surgimiento de la geometría y el razonamiento matemático; seguido por la impetuosa colonización de los romanos -hormigas guerreras- sobre el mundo conocido y el correspondiente asalto de las periferias bárbaras que abren el dilatado periodo de regurgitación y meditación medieval.

Leer artículo completo

EL MURO DE BERLÍN O EL MURO DE LA VERGÜENZA (PARTE II) 

Por: María Soledad Mansilla Clavel

Muchas personas piensan que el Muro de Berlín era eso, un muro. Pero no es así. En 1961-1962, el muro consistía en 12 Kilómetros de hormigón y 10.000 kilómetros de alambrada de púas, todo rodeado de una franja vacía en que se perdieron más o menos 500.000 metros cuadrados de terreno y que se llamaba "la franja de la muerte", que servía de vía para patrullaje de la guardia militar, además que de franja de control donde la RDA construyó 116 torres de vigilancia. Al final de la construcción del muro, llegó a tener una longitud de 165,7 kilómetros entre 1964 y 1970, con un corredor al costado del muro de 50 metros de ancho.

Esa franja constaba de varias partes, para entenderlo mejor escanaremos un gráfico del muro, que enumeraremos:

1.- Muro de cemento armado de 3.50 metros de altura a 4 metros, coronado por su parte alta con un tubo y que en algunos tramos fue reemplazada por una reja metálica de 4 metros de alto.

Leer artículo completo

EL MURO DE BERLÍN O EL MURO DE LA VERGÜENZA (PARTE I) 

Por: María Soledad Mansilla Clavel

Conocer Berlín fue un largo anhelo. Con pena miré sus cúpulas doradas al pasar en el tren desde Hamburgo hace un año y medio atrás, rumbo a Dresden y Praga. Pero como si Dios se esmerara en cumplir mis deseos, he podido concretar esa visita hace algunos días con la invitación de un gentil alemán, su esposa e hijita, varón que alcanzó a hacer el Servicio Militar en Berlín Oriental y a patrullar aquella larga frontera - de más de 165 kilómetros - de muro y de alambrada, en áreas rurales y tranquilas, por fortuna. Les agradezco el recogerme y despedirme en el aeropuerto, trasladarme a los lugares debidos, alojarme, tanto sus familiares en Berlín, como ellos en Dresden e incluso cocinar para mí. Vaya para ellos mi recuerdo y afecto. Les dedico este reportaje en viaje.

¿Porqué siempre en mi fuero interno lo he nombrado como el Muro de la Vergüenza? No exactamente porque los soviéticos hayan construido un muro que separase a hermanos de hermanos, a padres de hijos, a amigos, etc., ejerciendo el poder en forma de terror. De eso son culpables y claramente han sido señalados por todos.

 

Leer artículo completo

11 DE MARZO: LA LÓGICA IMPOSIBLE DEL SIN SENTIDO

Por: Daniel Boán
( Escritor y poeta argentino )

En cierta ocasión de mi pasado, recuerdo que una estructurada profesora universitaria que lamentablemente padecí, en pleno examen de Psicología General me preguntó: "¿En qué se diferencia una vaca de una persona?" Y sí, claro que a mí también me pareció una pregunta de lo más estúpida, pero en ese momento debía responderla de todos modos. Y para entonces se me ocurrieron cientos, miles, millones de respuestas para una pregunta tan inusitada, pero ninguna parecía conformar a esta exasperante mujer. Y ya rendido, tras haber contestado como último intento "que la diferencia estaba en la estructura genética", recibí a cambio una mirada estranguladora y la explicación aparentemente obvia de que la diferencia fundamental estaba en que las vacas tienen instinto y los humanos no, que los humanos no actuamos porque sí simplemente guiados por impulsos, que somos algo más. Y por supuesto que, con ese algo más, se refería a que nosotros, los humanos (entre quienes a veces me avergüenza incluirme) éramos sin duda superiores. 

Leer artículo completo

LAS FUNDACIONES DE ASIMOV Y EL CAOS

Guerra preventiva : En tiempos para el arte de guerra , éste es el horizonte, el futuro antihumano que los hombres y mujeres de la cultura y el arte habrán de enfrentar y en lo posible revertir para merecer cabalmente el título de seres creativos y simplemente humanos.

Desde México, César Horacio Espinosa Vera

Con la saga de las Fundaciones , Isaac Asimov reconstruye frente a un monumental telón de fondo galáctico la historia de la humanidad con sus momentos cruciales de invención y ascenso, seguidos de extensos periodos de rutina y declinación.

A lo largo de ese rosario de narraciones asimovianas presenciamos tanto la eclosión del neolítico como la opulencia de las dinastías faraónicas y las ciudades-imperio de Mesopotamia, hasta el afanoso peregrinar mercantil de los fenicios y el milagro griego -en palabras de Michel Serres- del surgimiento de la geometría y el razonamiento matemático; 

Obra de César Horacio Espinosa Vera

Leer artículo completo