Escáner Cultural

REVISTA VIRTUAL DE ARTE CONTEMPORÁNEO Y NUEVAS TENDENCIAS

ISSN 0719-4757
Share this

Inicio de Usuario

Suscríbete!

Formulario para suscribirse

*Pinche y complete los datos para recibir en su e-mail cada número nuevo de nuestra revista.

Oscar Castro, director del Teatro Aleph:
No tengo que justificarme frente a las cosas que escribo

La prestigiosa compañía de Teatro Aleph debutará el lunes 18 de abril en el Teatro Regional del Maule.

Al buscar el nombre Colín en la red, se obtiene como resultado que es una localidad de 2.564 habitantes situada en la comuna de Maule, en la provincia de Talca. Números más o menos, lo cierto es que uno de ellos está sacando del anonimato a su tierra natal: el actor y director de la prestigiosa compañía de teatro el Aleph, Oscar Castro.

Creador de los denominados estilos de Teatro Transformacional y de Intervención, Castro se ha ganado el reconocimiento de la crítica y de sus pares en Europa. Y si bien desde hace 3 décadas se encuentra radicado en Francia, donde vivió su exilio, cada vez que puede viaja a Chile. Pero a diferencia de otras visitas esta tiene un valor especial, ya que gracias al apoyo de la Universidad de Talca, por primera vez mostrará su arte a la región que lo vio nacer.

“Con mucho cariño voy para allá. Es la primera vez que actúo en mi región, y tengo la esperanza de que algún día me hagan hijo ilustre de Talca”, dijo Castro riendo con ganas.

De cumplirse ese anhelo sería el segundo título que recibiría, pues hace unos años la municipalidad de Maule le entregó esa distinción. A ese evento llegó acompañado con varios miembros de su compañía, los mismos que el próximo lunes 18 de abril debutarán sobre las tablas del Teatro Regional del Maule con la obra “La Casa Acepta el Fracaso”, comedia musical que introduce el teatro dentro del teatro y aborda con ironía el tema del dinero a partir de la decisión de un director que organiza un taller de cineteatro como forma de resolver su difícil situación económica.

Previo a esa presentación, el artista visitará el Campus Talca donde dictará una charla a los estudiantes, especialmente, para quienes integran el Taller de Teatro. Y Castro tiene mucho que contar.

“Empecé a escribir teatro muy joven. Cuando tenía como 20 o 22 años quería que cuando la gente leyera mis escritos pensaran que el que escribió esto era un hombre de izquierda. Entonces leía eso y me mortificaba y decía ‘pero dónde sale en este escrito el hombre de izquierda’. Hasta que caí preso (en 1975)”, recordó.

“Cuando estaba en el campo de concentración de Ritoque seguí escribiendo y haciendo teatro, pero me decía ‘aquí me importa una bola que la gente que lea mis cosas piense que atrás hay un hombre de izquierda, yo ya estoy aquí ya y escribo lo que quiero, escribo de amor, historias de fútbol, de cualquier cosa’. Esa experiencia me sirvió para no tener que justificarme frente a las cosas que escribo”, relató.

Si bien los títulos de muchas de sus obras tienen un tinte político, como “El 11 de septiembre de Salvador Allende”, “Neruda, para que la poesía no cante en vano”, o “El Che que yo quiero o la eternidad de un beso victorioso”, según Castro ello permite contextualizar sus historias.

“Si tu lees las piezas tienen poco que ver con los personajes, sino que es como que los personajes forman parte de un transfondo de una historia vivida. En un espacio primero está la vida humana y en el transfondo está el acontecimiento histórico que se vivió, entonces hay una cosa paralela”, explicó.

INTEGRACION TEATRAL

Respecto a su forma de llegar a las tablas, el director de la compañía Aleph explicó que su sueño siempre ha sido mezclar su pasión por el teatro con gente que no necesariamente se dedica a él. “Por ejemplo, yo mezclo gente que tiene como profesión la de comediante con otros que no lo son. La gente no se da cuenta quien es el profesional, quien es el amateur, y esa es la apuesta que hago”, planteó.

Justamente esa forma de expresar es la que Castro quiere transmitir a la audiencia que lo recibirá en Talca. “Creo que las cosas que a uno le gustan tiene que compartirlas pero aún eso no es muy común. Yo quiero compartir esto y por esto voy en general a tres lugares donde voy a estar ligado con centros de estudio como la Universidad de Talca, en mi tierra, y en Valparaíso y Santiago”, sostuvo.

En la capital, aparte de las presentaciones que realizará en la Teatro Camino, Castro también llevará su montaje a Villa Grimaldi, ex centro de detención y torturas de la DINA donde su madre fue vista por última vez (1974).

“Soy un hombre que fabrica sus rituales entonces fíjate que a esa actividad la puse entre paréntesis porque es como un no me olvides”, dijo.

Es que para Castro, olvidar es negar la propia historia. “Vengo de terminar una novela que se titula ‘Sólo se recuerda lo que se olvida’, pienso que si fuera así debiéramos dejar de hablar del desastre de Rancagua, del Combate Naval de Iquique y de otras cosas, porque la historia es una sucesión de crímenes, asesinatos y maldades que ha hecho el hombre en la tierra. Eso es una parte de la historia de los países”, señaló.

“Toda esa historia si uno no la forma e integra es un pueblo que anda cojeando, que es mentiroso. Todos damos vuelta la página, pero yo la doy vuelta después de haberla leído, no la voy a dar vuelta sin leerla. Entonces eso es lo que me extraña cuando la gente dice no hay que hablar de eso porque para mí son gestos de mala voluntad, ¿porqué se sienten tan implicados con eso, porqué les molesta tanto?”, manifestó.

Pese a todo lo vivido, Castro tiene clara su posición: “Uno tiene que vivir sin resentimiento ni rencor y, finalmente, como dicen el perdón es la más noble venganza”.

http://campussantiago.utalca.cl

Enviar un comentario nuevo

  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta es para verificar que eres human@, completa el espacio con los signos de la imagen.
2 + 11 =
Solve this simple math problem and enter the result. E.g. for 1+3, enter 4.
By submitting this form, you accept the Mollom privacy policy.