Escáner Cultural

REVISTA VIRTUAL DE ARTE CONTEMPORÁNEO Y NUEVAS TENDENCIAS

ISSN 0719-4757
Share this

Inicio de Usuario

Suscríbete!

Formulario para suscribirse

*Pinche y complete los datos para recibir en su e-mail cada número nuevo de nuestra revista.

Responder al comentario

LA ENSEÑANZA DEL SAMURAI

Desde Chile, Gonzalo León

Un amigo me dijo unos días antes del ataque a las Torres Gemelas que si un samurai se encontraba con un monje budista no le quedaba otra alternativa que cortarle la cabeza. Era una metáfora entre lo pragmático -el que hace, samurai- y lo espiritual -el que contempla, monje. Lo pragmático, o lo material, siempre termina por asesinar lo espiritual. Y en eso estábamos, con un samurai que había fijado residencia en Nueva York y Washington DC y que blandía la espada del más voraz consumismo por todo el mundo. Pero para no parecer tan materialistas los norteamericanos inventaron cual cuento infantil Once upon a time un sueño, que consistía en la posibilidad cierta que cualquiera podría hacer realidad sus sueños. O sea, un sueño real. Extraña paradoja.

 

  

 

Por otra parte, este sueño en algunas partes del mundo como Cuba, China, Corea del Norte, Afganistán, Irán, y hasta Irak, era visto como una verdadera pesadilla. Esos países, sí tenían verdaderos sueños, encarnados en -para los del Mundo Occidental- trasnochadas ideologías o religiones catalogadas por este mismo Mundo Occidental como fundamentalistas. Pero estos países tuvieron conflictos o los generaron, y ahí Estados Unidos estuvo para enseñar a pelear contra "El Comunismo" en alas de una supuesta FREEDOM que sólo los mismos norteamericanos son capaces de entender.

 

Leer artículo completo

 

Responder

  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta es para verificar que eres human@, completa el espacio con los signos de la imagen.
2 + 3 =
Solve this simple math problem and enter the result. E.g. for 1+3, enter 4.
By submitting this form, you accept the Mollom privacy policy.