Escáner Cultural

REVISTA VIRTUAL DE ARTE CONTEMPORÁNEO Y NUEVAS TENDENCIAS

ISSN 0719-4757
Share this

Inicio de Usuario

Suscríbete!

Formulario para suscribirse

*Pinche y complete los datos para recibir en su e-mail cada número nuevo de nuestra revista.

Responder al comentario

 

IDENTARIO DE UN HEROE PATRIO

Y salta a la palestra un animal de la política

Por: Carlos Osorio

clom99@gmail.com

Pese a las trabas que encontró por el camino y que insistían en echarlo abajo, de bajarle el perfil a su arrogancia y mitomanía, en declararlo no grato para esta su nueva faceta de líder popular, a la necedad y porfía del mismísimo tiempo, de las horas mejor dicho que hacían todo el empeño en detenerse y no marcarse en ningún reloj, menos en alguno que se preciara de serlo (como en el bolero), de las puertas que se cerraban a su paso, entre asustadas y astilladas, decididas a no darle paso, ni las llaves incluso, pese a los jadeos, tirones e insistencia de este viejo roble, a las trampas e intentos por tropezarlo y que tan sabia la tierra puso a disposición de la humanidad sin demasiado éxito, finalmente miguelangelito, el perfecto (dei gratia), según su particular diccionario, en gloria y majestad se pone a disposición de la sensibilidad de quienes, supone, representará de ahora en adelante.

Y sin embargo, y ya parece una tara, cae en las eternas cavilaciones y eufemismos, en sus exageradísimas premoniciones y desvaríos respecto a su futuro inmediato. Es su contradictorio método pareciera, porque además es una especie de terapia encargada de fortalecerlo, más incluso, de agarrarlo a puteadas cuando asoman sus bajones y así encumbrarlo en forma automática al tótem de la normalidad, de poner, justo ahí, en donde las debilidades se acentúan, una especie de fortaleza moral que lo sujeta pero que no evita hacerlo delirar gratuitamente:

- ¿Será posible tanta belleza la mía? -¿Podré ser más modesto de ahora en adelante, que me dejen intentarlo siquiera? -¿Estaré seguro de exponer mi filigrana así nomás porque sí? - ¿No es acaso mucha responsabilidad guiar desamparados, gente menor? - ¿Estará preparada la patria, nerviosa inclusive, de verme allí erguido conduciendo sus destinos?

El punto es que, sin importar los intensos dolores de cabeza que esta auto motivación y complacencia, de sólo pensarla, le provoca, el honorable miguelangelito, cada día se siente un sensible y dispuesto al roce con la humanidad, al desgaste indispensable de su gruesa textura y casta de hombre, simplemente porque se siente un poeta de la vida, un lírico de la existencia, un muso de la evolución, un nacido para la posteridad (esta última aseveración lo hace disfrutar y una carcajada estruendosa inunda el instante) mientras otea el horizonte que su mediana estatura le regala.

Y porque siente que la patria se puso alegre ya luego de avistarlo y publicarse su nueva faceta de hombre público, hasta con más veranos y sol radiante la nota, ni hablar de la capa de ozono que, mirando fijo el vasto cielo, la encuentra con más grosor. Y va complementando, como matizando. Si hasta los niños juegan más entusiastas y traviesos por las calles de la ciudad. Ni hablar del amor; percibe que la ciudadanía anda menos tensa, más cariñosa, que siempre se notaba rígida, que hasta la sombra resultaba insoportable para sus habitantes. Qué decir del goce y el deseo y que –nota- con el tiempo disminuyeron por falta de líderes con el carisma como el suyo, que la población aún cabizbaja, se esfuerza en mostrar una cara más de fiesta, de alegría, si ni siquiera los roces calentaban los ánimos en otras ocasiones, hoy afloran sin empacho y deseosos que hasta dan gusto y logran ruborizar, inclusive, a este bien parido insigne, que no deja de asombrarse por los agarrones y miradas libidinosas que la cotidianeidad regala, según él, gracias a su presencia. Hasta piensa en su madre, a propósito de la lívido, ella de todos modos hubiera sido una precursora, lo habría pasado de lujo, por lo demás, era tan experta en eso de amar, que nadie le venía con cuentos, porque ella se los sabía, como el kamasutra, al revés y al derecho.

Se convence, entonces, de ser el artífice de los cambios que tanta rutina de la vida requieren; allí pone de ejemplo al chofer y guardaespaldas de tantos años que consiente vigila sus torpezas, herencia del bisabuelo, del abuelo, del padre, y que sin importar la joroba laboral que porta junto a la interminable cicatriz de las balas perdidas, aquellas a las que valiente antepuso el cuerpo generación tras generación y que pretendían porfiadamente acabar con sus patrones, de matarlos uno por uno, a todos juntos, en distintas épocas. Pese a todo, aún sonríe que da gusto verlo por más la mueca dolorosa de las costillas heridas, si se nota un complacido, un satisfecho del honor encomendado, tanto así que aún abre a plenitud las puertas por donde su amo atraviesa sin mayores sobresaltos; que la del baño la bate con furia cuando su señorito anda incontinente, que aquella otra del auto para cuando a miguelangelito le da por jugar a los presidentes, asomando su robusta humanidad de pie y con los brazos en alto, con chaleco antibalas calle abajo y a poca velocidad, a espera que los transeúntes se apiaden y devuelvan el saludo y, ya luego, ocultarlo ante la antipatía de algunos que lanzan tomates podridos o lo que esté más a la mano, si hasta un pañal alguna vez chorreó presuroso el blindaje móvil, para él es un signo claro de reverencia, de amistad y de cariño grande hacia su persona. para su empleado, no es más que la insinuación de una muda real en su vida. Con el dolor de su alma y de todos sus huesos, ya prepara el adiós de este sujeto que, pese al afecto incubado, a cada rato lo tildaba de cagón sin importarle mucho que la incontinencia no era más que una tara bien heredada.

Responder

  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta es para verificar que eres human@, completa el espacio con los signos de la imagen.
5 + 3 =
Solve this simple math problem and enter the result. E.g. for 1+3, enter 4.
By submitting this form, you accept the Mollom privacy policy.